El vino un alimento ideal


Por si no lo sabía el vino es la única bebida considerada alimento según nuestro código alimentario; pero en muchos países de Europa también. Pero la historia del vino como alimento no comenzó ahora, sino hace más de 2000 años atrás, tanto los griegos como posteriormente los romanos consideraron al vino como un alimento indispensable en su alimentación ya que formaba parte de su triada alimenticia: vino, pan y aceite de oliva.

Estos tres alimentos eran tan importantes en la cultura romana que tenían sus propios dioses para cuidar de que nunca falten: así Ceres era la diosa de la agricultura con la misión de asegurar las cosechas del trigo (obviamente de allí viene la palabra Cereal), Minerva la diosa de la sabiduría que enseño al hombre el cultivo del olivo para obtener su aceite, y Baco el dios de la alegría y protector de las cosechas de uva.

Como ya he contado en columnas anteriores,  el vino, aceite de oliva y el pan siempre acompañaban a la iglesia, los soldados y los viajantes que partían bien provistos de estos alimentos pero que cada tanto repostaban el cargamento en las posadas del camino. Así dice el refrán que el buen vino resucita al peregrino.

Se sabe que los romanos no fueron los inventores del vino (fueron los egipcios) pero si los grandes distribuidores por toda la república primero y luego en su vasto imperio. El vino contaba con gran popularidad pero no era para cualquiera, si no más bien para un grupo muy selecto de la comunidad ya que solo podían disfrutar de este alimento los hombres libres y adultos, quedan excluidos las mujeres, los niños y los esclavos/as. Estos últimos tenían permitido tomar vino pero de más baja calidad que se llamaba Lora. Para hacer esta bebida se le adicionaba agua al orujo que salía del descube y en algunos casos, hasta se le adicionaba mosto para endulzarlo. A la Lora se le atribuía mejoras en los rendimientos laborales de los esclavos.  Así vino y pan movieron ejércitos y cultivaron la tierra.

El vino era importante para los romanos no solo en el sentido alimenticio sino también en el cultural, ya que historiadores como Tucidides en el siglo V a.C afirmaba que el vino y el aceite de oliva era un signo inequívoco de la salida de la barbarie hacia la civilización más avanzada, ya que se atribuía a los bárbaros la característica de alimentarse con cerveza y manteca mientras que la refinada roma con vino y aceite de oliva.

Para no dejar afuera a los griegos hay que decir que para ellos tenía la misma importancia alimenticia, y que además le añadían grandes contribuciones medicinales como ya he hablado en columnas anteriores. Hipócrates, el padre de la medicina, lo recomendaba contra el hambre, la angustia y la vejez. Otro médico griego en su libro “La administración de vino” en el siglo I a.C lo recomendaba como un alimento para reponer las fuerzas de los convalecientes, contra los bostezos y los escalofríos.

Pero los antiguos no estaban equivocados, puede que exageraban algunas cuestiones, pero lo cierto es que efectivamente el vino es un alimento. Aporta nutrientes, vitaminas, aminoácidos, antoxidantes y calorías, además de los beneficios en la circulación sanguínea y la mejora del ánimo. 2 copas de vino al día (75 ml cada una) aportan aproximadamente el 10 % de las calorías diarias necesarias por un adulto.

¿Como cierro la columna de hoy? Con un refrán y una reflexión. Dice el primero “con el pan y el vino se anda el camino“, a lo que yo le agrego, que considere al camino como su vida y que el vino lo acompañe en buenos momentos, en alegrías, y que sea parte de su dieta cotidiana siempre con moderación. Yo insisto que los griegos no se equivocaban en absoluto porque el vino le hace bien al cuerpo y al alma, cura el hambre pero también la angustia. Disfrute su semana. Salud!!

Fran

[Ingeniero agrónomo | Técnico enólogo] – Mendoza, Argentina

 

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Bonel Nieto dice:

    Muy buen artículo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchísimas gracias Bonel!

      Me gusta

  2. María dice:

    Es bueno enseñar al que no sabe.
    ¡Salud!

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchísimas gracias, un placer

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s