Hay un vino para cada momento y necesidad

En general cada uno de nosotros, los amantes del vino, tenemos una preferencia particular en cuanto a estilo o incluso varietal de esta bebida. Tanto es así que lo solemos elegir a nuestro preferido independientemente de si “pega” con el momento o incluso con la comida. La intención de la columna de hoy es ayudarte a buscarle la vuelta a otros vinos y encontrarle el momento y uso justo. Verás que se te amplía el horizonte de elecciones al momento de pensar en un vino. 

Como ya comenté en la columna de la semana pasada, en un momento de nuestra historia el preferido era el vino blanco, pero hoy, la tendencia a cambiado fuertemente al vino tinto, que es el gran consumido, y siendo más particular te diría que el Malbec se lleva la mayoría de las elecciones. Pero como siempre digo, si bien es una variedad muy versátil y agradable en el mundo del vino las opciones son enormes.

Pero vamos a ver que tipos de vinos existen y cuando los podrías elegir.

Vinos blancos: los vinos blancos están “diseñados” para ser refrescantes. Suelen tener una alta acidez, se toman fríos, tienen poco cuerpo, generalmente con aromas potentes a frutas blancas o flores y suelen tener menos alcohol que un vino tinto. Si bien se puede entrever que son ideales para momentos de calor (los famosos vinos pileteros  o playeros) tienen otra gran ventaja. Son grandes “openers” o abridores porque para paladades no acostumbrados es una forma suave de ir acostumbrando la boca. Pero hasta los que son amantes de vino desde hace bastante tiempo, los primeros tragos suelen ser bastante agresivos para nuestras papilas gustativas, por lo que arrancar el encuentro o la velada con un vino blanco no es mala idea. Estas características mencionadas los hace ideales para “recepciones” de fiestas, casamientos, la previa de la cena o almuerzo, etc. Además se pueden maridar muy bien con platos con bajo tenor graso donde el tinto puede llegar a ser invasivo. Pongo por ejemplo ensaladas, pescados, pollos y cerdos con salsas verdes.

vino_copa_playa_-z

Es verdad que hay un grupo de mujeres que prefieren los vinos blancos dulces porque la acidez les puede llegar a resultar algo invasiva. Pero este tipo de vinos tienen su momento con las tortas o cakes ya que son ideales para “cortar” la acidez de ciertos postres como las tartas de quesos o berries.

cake

También sus características los hacen excelente ingrediente para tragos ya que aportan volumen, aromas y complejidad. Quiere un ejemplo: vino blanco, una medida de ron, menta en hoja, una medida de jugo de limón, enfriado con granos de uva blanca congelada. Después me cuenta.

elixir-de-verano-8-recetas-de-sangria-para-beber-toda-la-temporada-photo2

Vinos rosados: Los vinos rosados comparten muchas características con los vinos blancos por lo que pueden tener usos similares. Tienen un poco más de cuerpo y alcohol pero en general tienen similares aptitudes que los blancos. También se toman bien fríos. Quiere un trago con vino rosado: vino rosado + una medida de vodka + 1 medida de jugo de pomelo + 2 frutillas cortadas en rodaja. Después me cuenta.

rose_wine_glass-1024x973

Otra utilidad tanto para vinos blancos y rosados es que le pueden aportar un toque “gourmet” a su cocina al usarlos como salsas o reducciones para decorar y saborizar sus comidas. Ponga a hervir el vino hasta que se reduzca a un tercio el volumen inicial. Si prefiere durante la reducción lo puede aromatizar con hierbas como tomillo, orégano, etc, otros le agregan un poquito de miel, etc. Lo que se le ocurra. Lo pone en una botella con pico vertedor, lo etiqueta con la fecha de preparación y lo mantiene en la heladera, presto a ser utilizado.

reduccion

Vinos espumantes: obviamente que el vino espumante se asocia a los festejos, aunque esto estaba muy emparentado con el alto precio que supo tener. Tradicionalmente es una bebida que conlleva un trabajo artesanal muy fuerte y requiere cuidados extras si se realiza por el método champonoise (botella por botella). Pero luego con la extensión de los espumantes por método charmat (en tanques de mucho mayor volumen) el precio de esta bebida bajó considerablemente, es más accesible, y se puede empezar a consumir en otros momentos que no sean tan puntuales. Antes había que “tirar la casa por la ventana” para comprar un espumante, hoy se pueden conseguir por casi el mismo costo que los otros estilos de vino. Tienen las mismas ventajas que los blancos y espumantes, aunque además aportan distinción al momento. Es una excelente bebida para dar cierre a una comida, como así también para “refrescar” o “limpiar” la boca de todo lo previo que haya comido o tomado. Los espumamtes tienen un “licor de expedición” que es un jarabe más o menos dulzón que da nombre a las categorías de espumantes (nature, extra brut, brut, demisec, dulce). Consejo si lo va a acompañar con un postre dulce que el espumante sea ácido (nature) y viceversa (dulce.

copa_de_espumantes

Vinos gasificados: son vinos que se diseñaron para jóvenes de festejo. No tienen grandes cualidades enológicas (en general) pero tienen como fin aportar “diversión” barata a los más chicos (obviamente mayores de 18 años que es lo que dice nuestra legislación).

Vinos tintos: Se los dejo para otra columna.

Que tenga excelente semana. Salud!

Fran

Francisco Gonzalez Antivilo – [Ing. Agrónomo – Técnico enólogo] – Mendoza, Argentina

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s